renew @ Austin / review

Por: David Gutierrez
En actividades
marzo 28, 2011

Vértice, un ministerio que por cuatro años ha cumplido la misión de predicar y compartir con otros el amor de Dios, estuvo presente en el Latino Youth Fest 2011 de la Conferencia de Texas.

renew-46

El viernes, tras un largo viaje desde Monterrey y Montemorelos llegamos al Nameless Valley Ranch, a unos minutos de Austin, Texas. Josué Murillo nos dio la bienvenida a más de los 300 asistentes procedentes de las distintas ciudades que abarca la conferencia tejana. El pastor lí­der de los jóvenes en Texas presentó también a John E. Taylor para comentar los avances del proyecto del nuevo campamento de la conferencia, ubicado junto al Lago Whitney y que pronto sustituirá al NVR como punto de reunión.

Con un marco de alabanzas a cargo de una banda de jóvenes estudiantes de una academia adventista en Dallas, Milton Coronado presentó el primero de sus temas para el fin de semana. Al finalizar Austin Sharp, el asociado del Departamento de Jóvenes de la Conferencia fue quien dio algunas indicaciones y anuncios despedirnos para dormir.

El sábado iniciamos participando a las seis de la mañana con una dinámica de oración que dirigió el pastor Robledo y escuchando una reflexión del pastor Rojas basada en Proverbios 4:23. Desayunamos con mucho ánimo, pues los alimentos preparados así­ lo requerí­an y justo después del último bocado, iniciaron los momentos de alabanza donde escuchábamos a Jorge y Paulina haciendo el crossover que era de esperarse.

Fiñe tomo el mando de los siguientes minutos, iniciando un monólogo e integrando en la plática a varios miembros de Vértice, que explicaron los inicios del ministerio, las actividades, los programas, viajes, comidas, reuniones y, en fin, todo lo que Vértice es y hace.

El grupo Leví­, de Dallas, compañeros conocidos de nosotros también participaron en la alabanza y justo antes del sermón del pastor Keith Gray, también hubo otra sesión de alabanzas dirigidas por Vértice.

Los canelones a la hora de la comida nos dieron fuerza para presentar los talleres en donde explicamos detalles de cada actividad, forma y manera de predicar y compartir, con mensajes para explicar a los presentes nuestros motivos y despertar en ellos la misma pasión por Cristo.

Durante la cena, cuando aprendí­amos un juego o una variante más avanzada de “acitrón de un fandango” descubrimos que quien nos enseñaba paso a paso los movimientos estaba por dar su mejor paso, entregar su vida a Cristo al bautizarse minutos después. Se trataba de Anthony, el chico que después del concierto de Leví­ y del video producido por Vértice recibirí­a de manos de Paulina un globo como sí­mbolo del amor de Dios. Así­, compartiendo su felicidad por haberse bautizado, todos juntos adoramos.

El domingo, después del devocional, el cierre del evento, el desayuno y algunas fotos, nos despedí­amos “renovados”, listo cada uno a iniciar el viaje de regreso a México. Austin, San Marcos, San Antonio, Cotulla y finalmente Laredo, poco a poco acercándonos a nuestros hogares por un camino oscuro y con peligros pero por el cual los ángeles y el poder de Dios nos trajeron con bien de regreso. Gracias a Dios por su compañí­a, cuidado y por cumplir su sueño con otros.

comments powered by Disqus